Savoy postres torta de chocolate

Savoy postres torta de chocolate

Pastel de capas de chocolate por encima

Me gusta hornearlos como bizcochos individuales. Se pueden aromatizar con chocolate o frutas, pero a mí me gustan más tal cual, sencillos y rellenos de un fresco sabor a huevos y azúcar. Primero empiezo por comer con delicadeza su corteza de azúcar , luego mi placer favorito es dejar que se derrita en la boca.

Tamizar la harina y la maicena juntas. Reservar. Separar las yemas de las claras de 2 huevos entre los 3. Combinar las dos yemas con el huevo entero que queda, y 1/2 taza de azúcar (100 g) en un bol. Batir hasta que la mezcla se vuelva pálida y caiga del batidor como una cinta. En este momento, se puede aromatizar la masa con chocolate en polvo o rallado, limón confitado, una cucharadita de café… Tamizar la harina y la maicena y mezclar con una espátula. Montar las claras a punto de nieve y añadir el resto del azúcar. Esto hará que las claras estén a punto de nieve. A continuación, añada suavemente las claras a la primera mezcla.

Una forma fácil de sorprender a la familia y a los amigos es sacar los pasteles del congelador y meterlos en el horno durante 15 minutos mientras preparas el té… ¡Podrás servir una humeante taza de té con los pasteles, recién salidos del horno, con maravillosos olores llenando la casa!

Libro paris chez sharon

Los seres humanos somos un lote imperfecto, con grandes intenciones pero a menudo con mayores fracasos en la materialización de tan altas esperanzas. Debemos tener una gran obstinación para levantarnos después de cada fracaso y volver a empezar, encontrando un camino diferente.

Es alucinante que desde que el ser humano puede pensar, probablemente hayamos soñado con volar. Probablemente, muchos incluso lo han intentado con resultados decepcionantes hasta que algunos frikis dieron con la clave del asunto a principios del siglo XX.

No sólo es difícil imaginar cuánto tiempo se tardó en averiguar algo, sino también cuánto tiempo se pudo mantener en secreto, es otra cosa asombrosa. La receta original de la tarta Dobos -que utilizaba un método revolucionario para mantenerla comestible durante semanas en una época sin nevera- se mantuvo en secreto hasta que su inventor la donó para la sociedad culinaria antes de su muerte.

Los medios de comunicación social no nos obligaban a compartir todos los detalles de nuestra vida de forma inmediata, por lo que la gente podía esperar años antes de convertir sus inventos en la obra de su vida, como ocurrió con la tarta Sacher.

Pastel de chocolate de alta calidad

Los seres humanos somos un lote imperfecto, con grandes intenciones pero a menudo con mayores fracasos en la materialización de tan altas esperanzas. Debemos tener una gran obstinación para levantarnos después de cada fracaso y volver a empezar, encontrando un camino diferente.

Es alucinante que desde que el ser humano puede pensar, probablemente hayamos soñado con volar. Probablemente, muchos incluso lo han intentado con resultados decepcionantes hasta que algunos frikis dieron con la clave del asunto a principios del siglo XX.

No sólo es difícil imaginar cuánto tiempo se tardó en averiguar algo, sino también cuánto tiempo se pudo mantener en secreto, es otra cosa asombrosa. La receta original de la tarta Dobos -que utilizaba un método revolucionario para mantenerla comestible durante semanas en una época sin nevera- se mantuvo en secreto hasta que su inventor la donó para la sociedad culinaria antes de su muerte.

Los medios de comunicación social no nos obligaban a compartir todos los detalles de nuestra vida de forma inmediata, por lo que la gente podía esperar años antes de convertir sus inventos en la obra de su vida, como ocurrió con la tarta Sacher.

Flan de chocolate francés

La pastelería francesa se ha convertido en los últimos años en un fascinante mundo de diseño, tendencias, técnicas y creatividad sin límites. Los pasteleros se han convertido en verdaderos diseñadores, cada uno de los cuales produce una colección de postres que con sólo mirarlos se entiende el trabajo invertido en cada creación.

Junto a todos los diseños y tendencias, hay muchos clásicos, menos lujosos, menos diseñados pero con mucha nostalgia e historias fascinantes. El Paris-brest, el Saint-Honore, la Tarte Tatin, las Madeleines, son sólo algunos de los postres y pasteles para los que incluso los chefs más sofisticados guardan un cálido rincón en su corazón.

Hace poco pasé un día entero con mi amigo Julien Álvarez, considerado uno de los mejores pasteleros de Francia. Conozco a Alvarez y la mayor parte de nuestras actividades juntos tuvieron lugar en los últimos años, cuando era el pastelero del prestigioso hotel Bristol. Durante estos años fotografié con Álvarez una gran variedad de creaciones, cada vez me sorprendía su creatividad, precisión y las maravillosas combinaciones de sabores que produce.