Vinagreta para ensaladas de verduras

Vinagreta para ensaladas de verduras

Recetas de ensaladas de verduras frescas

¡Se acabó la aburrida lechuga iceberg! La ensalada de verduras marinadas de mi madre es una receta de acompañamiento sencilla, sabrosa y saludable para disfrutar de los productos frescos del verano. Prepárala con antelación para que sea una adición fresca y refrescante a cualquier reunión de verano, picnic o cena entre semana.

Hace poco mi madre estaba limpiando sus archivos en la cocina y se encontró con su vieja colección de tarjetas de recetas. Como mi madre no suele cocinar a partir de recetas (es de las que improvisan, si me entienden), ya no tenía mucho uso para las viejas tarjetas escritas a mano. Así que, ¿adivina quién las recogió?

NutriciónServicio: 1 taza | Calorías: 54,3kcal | Carbohidratos: 6,8g | Proteínas: 1,5g | Grasas: 2,9g | Grasas saturadas: 0,4g | Grasas poliinsaturadas: 0,4g | Grasas monoinsaturadas: 2g | Sodio: 254,4mg | Potasio: 236,4mg | Fibra: 1,4g | Azúcar: 2,4g

Ensaladas de verduras frías

Se acabó la aburrida lechuga iceberg. La ensalada de verduras marinadas de mi madre es una receta de acompañamiento sencilla, sabrosa y saludable para disfrutar de los productos frescos del verano. Prepárala con antelación para que sea una adición fresca y refrescante a cualquier reunión de verano, picnic o cena entre semana.

Hace poco mi madre estaba limpiando sus archivos en la cocina y se encontró con su vieja colección de tarjetas de recetas. Como mi madre no suele cocinar a partir de recetas (es de las que improvisan, si me entienden), ya no tenía mucho uso para las viejas tarjetas escritas a mano. Así que, ¿adivina quién las recogió?

NutriciónServicio: 1 taza | Calorías: 54,3kcal | Carbohidratos: 6,8g | Proteínas: 1,5g | Grasas: 2,9g | Grasas saturadas: 0,4g | Grasas poliinsaturadas: 0,4g | Grasas monoinsaturadas: 2g | Sodio: 254,4mg | Potasio: 236,4mg | Fibra: 1,4g | Azúcar: 2,4g

Ensalada de verduras asadas de verano

Todo cocinero debería saber hacer una sencilla ensalada de acompañamiento y vinagreta de limón. Es la guarnición más fácil de combinar con casi cualquier plato principal, se prepara en 10 minutos con ingredientes sencillos y es increíblemente versátil. Déjame mostrarte cómo se hace.

A continuación, se utiliza cualquier verdura que se tenga a mano. Las que yo uso son zanahoria rallada, tomate picado y cebolla o chalota. Pero para hacerlo un poco más elegante, también incluí arilos de granada, arándanos y pepitas.

Luego viene el aderezo. Las recetas suelen recomendar añadir el doble de aceite que de ácido al hacer la vinagreta. Pero yo encuentro que eso hace que el aderezo tenga un sabor demasiado aceitoso. Así que opto por una proporción de 1:1 para un mejor equilibrio, añado un poco de jarabe de arce para compensar la acidez y espolvoreo con sal y pimienta al gusto.

Para obtener aún más sabor y textura, se puede batir (o mezclar) un poco de chalota. Al batirla, el aliño tendrá más cuerpo (haciéndolo más cremoso y espeso). Batirlo será más atractivo a la vista, ya que se pueden ver motas de chalote por todo el aliño.

Ensalada mediterránea de verduras asadas

Todo cocinero debería saber cómo hacer una sencilla ensalada de acompañamiento y vinagreta de limón. Es la guarnición más fácil de combinar con casi cualquier plato principal, se prepara en 10 minutos con ingredientes sencillos y es increíblemente versátil. Déjame mostrarte cómo se hace.

A continuación, se utiliza cualquier verdura que se tenga a mano. Las que yo uso son zanahoria rallada, tomate picado y cebolla o chalota. Pero para hacerlo un poco más elegante, también incluí arilos de granada, arándanos y pepitas.

Luego viene el aderezo. Las recetas suelen recomendar añadir el doble de aceite que de ácido al hacer la vinagreta. Pero yo encuentro que eso hace que el aderezo tenga un sabor demasiado aceitoso. Así que opto por una proporción de 1:1 para un mejor equilibrio, añado un poco de jarabe de arce para compensar la acidez y espolvoreo con sal y pimienta al gusto.

Para obtener aún más sabor y textura, se puede batir (o mezclar) un poco de chalota. Al batirlo, el aliño tendrá más cuerpo (haciéndolo más cremoso y espeso). Batirlo será más atractivo a la vista, ya que se pueden ver motas de chalote por todo el aliño.