Carne guisada de ternera con patatas

Carne guisada de ternera con patatas

Estofado de ternera a la marsala

Guisada, asada, hervida… hay muchas formas de preparar la carne. Entre ellas, esta especialidad casera intemporal, fácil y sabrosa: el estofado de ternera con patatas. La larga y suave cocción con hierbas aromáticas libera aromas que hacen la boca agua incluso durante la preparación de este plato que, como todo lo bueno, requiere un poco de paciencia. Pero el secreto de este plato reside también en la elección del corte de carne, una tierna grupa de ternera limpia de tejido conjuntivo, la parte fibrosa que no se disuelve como la grasa durante la cocción y tiende a endurecer la carne. Como para todo plato tradicional, cada familia guarda su propia receta y sus secretos, pero una cosa es segura y común a todas las versiones: ¡limpiarás el plato con pan para coger cada trozo de la sabrosa salsa cremosa! Esta es nuestra versión del guiso de ternera con patatas. ¿Cuál es la tuya?

Para preparar el estofado de ternera con patatas empieza por lavar y pelar la zanahoria, la cebolla y el apio, y luego pícalos para el soffritto (1-2). Coge la carne de ternera, retira el tejido conjuntivo, es decir, las partes blancas translúcidas que podrían hacer que la carne se endureciera tras la cocción y córtala primero en rodajas y luego en trozos 3.

Estofado de ternera húngaro

Guisada, asada, hervida… hay muchas formas de preparar la carne. Entre ellas, esta eterna, fácil y sabrosa especialidad casera: el estofado de ternera con patatas. La larga y suave cocción con hierbas aromáticas libera aromas que hacen la boca agua incluso durante la preparación de este plato que, como todo lo bueno, requiere un poco de paciencia. Pero el secreto de este plato reside también en la elección del corte de carne, una tierna grupa de ternera limpia de tejido conjuntivo, la parte fibrosa que no se disuelve como la grasa durante la cocción y tiende a endurecer la carne. Como para todo plato tradicional, cada familia guarda su propia receta y sus secretos, pero una cosa es segura y común a todas las versiones: ¡limpiarás el plato con pan para coger cada trozo de la sabrosa salsa cremosa! Esta es nuestra versión del guiso de ternera con patatas. ¿Cuál es la tuya?

Para preparar el estofado de ternera con patatas empieza por lavar y pelar la zanahoria, la cebolla y el apio, y luego pícalos para el soffritto (1-2). Coge la carne de ternera, retira el tejido conjuntivo, es decir, las partes blancas translúcidas que podrían hacer que la carne se endureciera tras la cocción y córtala primero en rodajas y luego en trozos 3.

Estofado de ternera irlandés

Picar la ternera.  Pelar las patatas y cortarlas por la mitad o en dados, según el tamaño.  Pelar las zanahorias. Limpiar las alcachofas y cortarlas en cuartos. Limpiar los champiñones y cortarlos en trozos pequeños. Enjuagar los tomates y cortarlos por la mitad. Pelar los ajos y picarlos finamente. Calentar el aceite en una sartén y saltear las patatas y las zanahorias durante 3-4 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. Añadir la carne y las alcachofas y saltear otros 3-4 minutos. Añadir el ajo, las setas y los tomates y desglasar la sartén con el vino. Se añade la nata y se deja cocer a fuego lento unos minutos más.

Durante mucho tiempo, los boniatos se consideraban algo exótico. Sin embargo, esta época parece haber terminado. Hoy en día se pueden encontrar batatas en casi todas las tiendas de comestibles. Esta evolución nos aporta no sólo grandes ventajas culinarias, sino también muchas ventajas para la salud.

Estofado de ternera alemán

Picar la ternera.  Pelar las patatas y cortarlas por la mitad o en dados, según el tamaño.  Pelar las zanahorias. Limpiar las alcachofas y cortarlas en cuartos. Limpiar los champiñones y cortarlos en trozos pequeños. Enjuagar los tomates y cortarlos por la mitad. Pelar los ajos y picarlos finamente. Calentar el aceite en una sartén y saltear las patatas y las zanahorias durante 3-4 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. Añadir la carne y las alcachofas y saltear otros 3-4 minutos. Añadir el ajo, las setas y los tomates y desglasar la sartén con el vino. Se añade la nata y se deja cocer a fuego lento unos minutos más.

Durante mucho tiempo, los boniatos se consideraban algo exótico. Sin embargo, esta época parece haber terminado. Hoy en día se pueden encontrar batatas en casi todas las tiendas de comestibles. Esta evolución nos aporta no sólo grandes ventajas culinarias, sino también muchas ventajas para la salud.